Nuestro Aceite - Beneficios de los ácidos grasos marinos omega-3

Se ha demostrado experimentalmente que el consumo de cantidades suficientes de ácidos grasos marinos Omega-3 posee diferentes acciones beneficiosas para la salud, lo cual explica por qué en aquellas comunidades donde se consumen muchos alimentos con ácidos grasos marinos Omega-3 (esquimales, japoneses, etc.) la incidencia de enfermedades cardiovasculares, entre otras, es sumamente baja.

Hoy en día los efectos beneficiosos derivados del consumo de aceites de pescado están claramente demostrados y se atribuyen casi exclusivamente a los ácidos grasos EPA y DHA. Aparte de sus efectos sobre la salud cardiovascular, existen muchos estudios demostrando su contribución a la mejora en el desarrollo neurológico y visual durante el embarazo, reducción de la rigidez de las articulaciones, disminución de la inflamación, mejoras en pacientes con diabetes tipo II, y hay datos que sugieren que contribuyen en las terapias contra la depresión, síndrome bipolar y esquizofrenia.

Los ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales, como los aminoácidos, son parte esencial de los fundamentos de la vida. Son moléculas que el organismo humano no puede sintetizar y que son imprescindibles para diversos procesos biológicos, por lo que es necesario incorporarlos a través de la comida. Hay dos, y ambos son poliinsaturados, es decir, que poseen más de un doble enlace uno es un Omega-3 : el ácido alfa linolénico (ALA), y el otro es un Omega-6 : el ácido linoleico (LA). Hace unos años se los consideraba Vitamina F, hasta que se clasificaron como grasas. A partir del ALA, molécula con 18 carbonos, por reacciones enzimáticas se forma el ácido Eicosapentaenoico (EPA), con 20 carbonos, del cual se sintetiza el ácido Docosaexaenoico(DHA), con 22 carbonos.

El ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosaexaenoico (DHA)

Los Omega-3 EPA y DHA están ausentes de las fuentes de alimentos vegetales, ricos en ácidos grasos poliinsaturados ALA (como el lino, aceite de canola y nueces). Dado que la conversión metabólica del ALA en DHA / EPA (combinados) es muy limitada en los seres humanos, la forma más directa de obtener DHA más EPA para el cuerpo es a través de su consumo directo.

En la naturaleza estos dos ácidos grasos se encuentran ampliamente en el medio marino, principalmente en las membranas celulares de las algas de aguas frías, que los sintetizan, y para las que cuanto más largos y menos saturados sean dichos ácidos grasos mejor mantienen su estado líquido a bajas temperaturas, contribuyendo a la elasticidad de estas plantas.

Las algas están en la base de la pirámide trófica. Son consumidas por el zooplancton, éste por los peces, y así se van acumulando, principalmente en los peces grasos o pescado azul.